EMETROPIA:

En la emetropía los rayos de luz paralelos se enfocan en la retina, por tanto el punto lejano en el emétrope está en el infinito, y ésta conjuga con la retina. La imagen percibida es igual al objeto observado.

AMETROPIA:

Existen dos tipos de ametropía:

– axial: donde la longitud del ojo es anormal, más larga (miopía) o más corta (hipermetropía)

– refractiva: el poder dióptrico del ojo es anormal: excesivo en la miopía e inadecuado en la hipermetropía

MIOPÍA:

Se trata de un defecto de refracción por el cual los rayos que inciden paralelos al ojo enfocan por delante de la retina.

Por esta razón el sujeto verá mal los objetos situados a partir de cierta distancia, pero existirá un punto próximo donde su visión será correcta.

El porcentaje de miopes varía según la población. Así es mayor en la población oriental y en sujetos con mayores estudios ya que se utiliza mucho más la visión de cerca.

El síntoma típico de la miopía es la mala visión de lejos. Debido a esto el miope se acerca los objetos o entorna los párpados para conseguir una mayor visión.

Para la corrección se utilizará gafas o lentes de contacto. Con la corrección adecuada el paciente mejorará la visión al máximo y desarrollara una relación acomodación-convergencia normal. Con lentes de contacto mejora la capacidad visual en proporción al grado de miopía. Y permite corrección de anisometropías (diferente tamaño de las imágenes retinianas)

HIPERMETROPIA:

En la hipermetropía los rayos que entran paralelos al ojo, enfocan por detrás de la retina. Por lo tanto las imágenes procedentes de un punto cercano se verán desenfocadas.

La acomodación determinará los síntomas de la hipermetropía. Los niños no suelen mostrar déficit visual. Su manifestación es en forma de cefaleas o cansancio debido al esfuerzo visual y el estrabismo acomodativo. En adultos jóvenes se presenta cansancio o mala visión próxima intermitente.

La mayor parte de hipermetropía no se manifiesta hasta poco antes de la aparición de la presbicia. Los síntomas serán mala visión de cerca que al cabo del tiempo afectara también a la visión de lejos.

Los ojos con elevada hipermetropía son riesgo de glaucoma, mídase pues la presión ocular en nuestra óptica.

Cuando el defecto es bajo, sin síntomas oculares y sin desequilibrios musculares no deben ser corregidos, porque no notaría mejoría.

La evolución de la hipermetropía en niños, es hacia su disminución, pero en ocasiones puede observarse incrementos del defecto.

La corrección de adultos dependerá de los síntomas y del tipo de trabajo.

ASTIGMATISMO:

Los rayos de luz no llegan a focalizar en un mismo punto, pues el sistema óptico no tiene la misma capacidad refractaria en todos los meridianos

El astigmatismo es un defecto que aparece en edades tempranas y no tiende a evolucionar.

Los defectos altos tienen una mala visión que puede ser mejorada con la presión del párpado, aunque mejor que ésto no intenten hacerlo en sus casas.

En astigmatismos inferiores la agudeza visual puede ser buena, pero en algunas ocasiones aparecerá visión borrosa.

En gafas la prescripción se acercará al máximo valor tolerado por el paciente. Depende de las dioptrías el eje y la relación binocular.

Las lentes de contacto blandas tóricas permiten la corrección de un defecto pequeño, en astigmatismos irregulares se emplearan lentes de contacto rígidas.

Estos síntomas se acentúan al final del día. La corrección se realiza con lentes convexas.